martes, 29 de diciembre de 2009

AGUSTÍN "EL CACEREÑO"

¡Qué reine la paz!


AUDIO
"Que reine la Paz"
Villancico por bulerías
Letra y cante: AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarras: José María Parra y
José Gabriel Calderón


""Agustín Arias Solano, extremeño de origen y catalán de destino, es probablemente uno de los mejores representantes de la diáspora que a principios de la década de los 60 se asentó en el prolífico territorio del área metropolitana de Barcelona""

Así comienza José María Parra, Presidente de la Asociación Flamenco Vivo de Badalona, en la presentación del merecido homenaje que se rindió a Agustín Arias Solano, conocido en el mundo del flamenco como Agustín "El Cacereño".




Uno de las actos programados para dicho homenaje fue la presentación del doble CD "Que reine la paz" en el que se incluyen veintisiete cortes que constituyen toda una antología del cante flamenco ya que contiene estilos poco divulgados como gañaneras, murcianas, cantes de trilla y algunos autóctonos de su pueblo natal, Valdefuentes, del que siempre se sintió orgulloso como reza en la letra de uno de sus fandangos:

Canto el fandango valiente
con sello y aire extremeño.

No me confunda la gente

me llaman "El Cacereño"

y mi pueblo es Valdefuentes.





AUDIO
"Soy Valdefuenteño"
Fandangos al estilo del Niño de Fregenal
Cante: AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarra: José Gabriel Calderón


Como, por desgracia, me incluyo entre los que no tienen la suerte de conocerlo personalmente, transcribo las palabras de una persona que sí le conoce bien: Francisco Gadella, poeta y autor de muchas de las letras que canta Agustín.

""Los que conocemos a Agustín, sabemos como es, los que no tengan hasta el momento la suerte de conocerlo, sepan que como persona es entrañable, honesto, generoso, sensible, servicial y con un notable sentido del humor.
Como cantaor, aficionado tenaz, investigador constante, practicante incansable, de ahí que posea un total conocimiento del repertorio flamenco (...) es uno de los pocos cantaores -no profesionales- que podemos considerar antológicos, sus premios, sus grabaciones y cientos de actuaciones así lo demuestran.""

Sus discos han ido llegando a mi poder gracias a la generosa aportación de mi amigo Manuel García Hernández, docto aficionado que nunca deja de sorprenderme con su sabiduría flamenca. Manolo sí le conoce muy bien y no para cuando se trata de contar anécdotas vividas con su amigo Agustín, como aquella del frío que pasaron en Olivenza durante la organización y celebración del I Festival Flamenco de dicha ciudad.



Pues bien, Manolo, como le conocemos los amigos y sin cuyas aportaciones esta entrada no habría sido posible, corrobora todo lo que Curro Gadella escribe y dice de El Cacereño. Pero yo, escuchando sus grabaciones, diría que se quedó corto porque no creo que haya quedado un estilo sin haber sido estudiado y grabado por Agustín, "el chico de Juanito Arias", como se le conocía en Valdefuentes antes de emigrar a tierras catalanas a finales del año 1.961: cantes casi en desuso como bamberas, marianas, gañaneras, jabegotes, jaberas, etc. y toda una enciclopedia si de fandangos hablamos: el Carbonerillo, Manolo Fregenal, La Conejilla, Juana María, Rebollo, El Gloria, Pérez de Guzmán, ... podemos escuchar en sus discos.




Pero si tuviera que destacar algún estilo especial que domine, aún más que los otros, me quedaría con sus fieles interpretaciones de las malagueñas. No se conformó con estudiar las muy divulgadas de Chacón, La Trini, El Canario o El Mellizo sino que estudió y grabó estilos menos conocidos como el ejemplo que ofrecemos

AUDIO
"No encontrarás en la vida"
Malagueñas de Paca Aguilera y J.T. "El Perote"
Cante:  AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarra: Juan Antonio España


Agustín siempre vivió por y para el cante pero nunca vivió de él. La mayor parte de su vida profesional la pasó trabajando en la cadena de montaje de la SEAT donde mitigaba y alegraba, con sus cantes, el trabajo de sus compañeros y como él mismo confesaba en un reportaje que le dedicaron en la revista Mundo Seat:

""Siempre he sido muy cuidadoso en mi trabajo, muy ordenado, para desarrollar mi labor de la mejor manera posible""

Esto mismo se podría aplicar a su afición al cante: estudio ordenado, serio y riguroso de todos los estilos y como muestra de que no le teme a los cantes llamados duros proponemos esta seguiriya de Curro Dulce ("Doblaron las campanas") rematada por la cabal del Ciego (o el Tuerto para otros) de la Peña ("Soltaron los cabos") grabada en una de sus últimas actuaciones en directo, concretamente en el Café del Duende de Valencia el día 22 de Mayo del presente año 2.009.

AUDIO
"Doblaron las campanas"
Seguiriya de Curro Dulce y cabal del Ciego de la Peña
Cante. AGUSTÍN "EL CACEREÑO"
Guitarra: Antonio Moreno.


Hoy, cuando Agustín ya goza del júbilo del jubilado, este humilde rincón flamenco se suma a los homenajes que, en su día, le dedicaron sus paisanos catalanes y al más reciente recibido en la cacereña ciudad de Plasencia (26 de Enero de 2.008).

Al mismo tiempo deseamos para El Cacereño, para su familia y para todos aquellos que, en contra de su voluntad, tuvieron un día que abandonar la tierra que les vio nacer :

paz, amor, salud y felicidad.

*****

Sepan presentes y ausentes
que un cantaor importante,
nació un día en Valdefuentes

El Cante, siempre su sueño,
metido lleva en su alma,
Agustín "El Cacereño"

Cante puro, simple y llano,
un nombre y dos apellidos,
Agustín Arias Solano

...

Fragmento del poema "Soñando con el Cante" que le dedicó Francisco Gadella.



miércoles, 23 de diciembre de 2009

FELICES FIESTAS


Con una postal navideña (cogida de internet y de autor desconocido),
sobre un cuadro de Antonio Valentín Cortés,
y un villancico

deseo a todo el mundo



PAZ, AMOR Y FELICIDAD


y no sólo para estos días sino,
y en especial,
para todo el resto del año.





De la película Flamenco de Carlos Saura, Tomasa "La Macanita", con el coro de la Peña Flamenca Tío José de Paula de Jerez de la Frontera, canta el famoso Villancico de Gloria de Manuel Fernández


martes, 1 de diciembre de 2009

A VUELTAS CON LA EVOLUCIÓN

José Menese: Biografía Jonda

"y Comprometida"



Durante el siglo XIX, y gran parte del XX, el cantaor expresaba en sus coplas sus quejas íntimas, sus duquelas personales, su hambre, su amor, su dolor, su amargura, sus desgracias y a veces también sus alegrías. El cante se transmitía oralmente y estaba limitado a grupos reducidos o al ambiente familiar y por eso expresaba sentimientos individuales. Como nos cuenta Félix Grande:

"...Manolito de María cantaba porque había vivido..."



Con la profusión de los nuevos medios de comunicación de masas y a partir de los años sesenta surgen una serie de cantaores jóvenes cuya vida, sin ser un camino de rosas, ya no es tan mala o tan dura como la de las épocas pasadas y sienten la necesidad de denunciar problemas colectivos, sociales, políticos, de injusticia social y de la problemática de su época. No han aprendido el cante en familia sino a través de los discos y los nuevos medios.

Esta urgente necesidad de renovación se plasma principalmente en las letras. Conservan el cante en toda su pureza pero, al igual que en otros géneros musicales, sus coplas denuncian la falta de libertad de expresión, la injusticia social, el paro, la emigración y el desarraigo que una férrea dictadura intenta ocultar.



Frente al llamado "neoclasicismo flamenco" que trata de regresar al cante tradicional surge un "renacimiento cultural flamenco" y no son pocos los intelectuales que, desde dentro o desde fuera de España, tratan de oponerse política y culturalmente a la dictadura a través del flamenco: Francisco Moreno Galván, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Gala, Rafael Alberti, Manuel Viola y un largo etcétera. Es la entrada del flamenco en la universidad.


La voz cantante (y nunca mejor dicho) la llevan José Menese (cantando letras de Francisco Moreno Galván), Diego Clavel, Manuel Gerena y El Cabrero (que cantan sus propias letras) por citar sólo los más destacados.

De todos ellos, el más criticado por los puristas ortodoxos fue José Menese.

Génesis García Gómez nos lo cuenta con detalle en su libro "JOSÉ MENESE: Biografía jonda".



El programa "Rito y Geografía del Cante" le dedicó, en 1.972, un capítulo del que hemos sacado el siguiente fragmento. Tras una breve introducción en off de José María Vázquez Gaztelu, director de la serie, un joven José Menese, acompañado por Manolo Brenes y en presencia de Diego Clavel, nos canta "Vengo a cantar mis pesares", unos tangos de Málaga escritos por Francisco Moreno Galván.

video

Sus recitales en las universidades de toda España nunca estaban exentos de incidentes y no se sabía como iban a terminar. Los grupos fascistas no permanecieron ajenos a estos recitales: Menese había dedicado a los Guerrilleros de Cristo Rey unas bamberas con el título "Qué bien me suena tu nombre" en su LP de vinilo "Los que pisan la tierra" de 1.974



Las críticas de este sector, que se llamaba ortodoxo, le afectaban profundamente. A título de ejemplo resumimos una de ellas del libro que da título a la entrada:

En 1.978, Emilio Jiménez Díaz, crítico flamenco, escribió una reseña muy negativa sobre una actuación de Menese en el Festival de Mistela de Los Palacios (Sevilla) que entre otras cosas decía:

""...el público aficionado paga para escuchar cantar, no para escuchar arengas oportunistas (...) No se puede decir en un festival que lo que quiere es que se arregle el paro, porque no es el sitio idóneo para arreglarlo...""

A lo que Menese, en una carta, le contestó, entre otras cosas:

""...A usted no le molestó que yo manifestara que deseaba que se arreglara el problema del paro: a usted lo que le molesta es que yo opine... Pero yo me considero con derecho a opinión...""

y terminó la carta con unos versos de Martín Fierro que dicen:

He oído muchos cantores
que era un gusto escuchar,
más no quieren opinar
y se divierten cantando:
pero yo canto opinando
que es mi modo de cantar.



Además se mantuvo firme a lo largo de toda su carrera artística y cuanto más criticado era, más fuerza cogía para sacar nuevos discos con letras aún más comprometedoras y contestatarías con la situación del momento. Lo dice por tientos en su disco "El viento solano" de 1.993

Firme me mantengo,
firme hasta la muerte,
confirmo y afirmo
que no he de cambiar,
que como firme me he de sostener,
cuando muera dirán siempre:
murió pero firme fue