miércoles, 5 de septiembre de 2012

FELIPE LARA ( 31 ) Soleá de Alcalá

31
CURSO:
ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL FLAMENCO




                                            
Por Felipe Lara 


Colaboración musical: 
Felipe Gértrudix y 
Manuel Gértrudix






Soleá de Alcalá

   
   Junto con las de Triana, las más antiguas soleares que se gestaron en la intimidad de los hogares gitanos son las de Alcalá de Guadaira, que sella para honor de su pueblo Joaquín “el de la Paula”. A partir de mediados del siglo XIX, las soleares fueron ganando adictos, llegando a popularizarse por toda nuestra Península, y desde las más sencillas gentes del pueblo hasta los más grandes poetas, cantaron por soleá.







   El fuego en el hogar de la familia gitana de Joaquín “el de La Paula” caldea el ambiente para que, en torno a la chimenea, se vaya sentando un reducido número de buenos aficionados al cante. Una mesa, dispuesta en el centro del semicírculo formado por los reunidos, muestra algunos platos con tapas, vasos y botellas de buen vino. Muy solicitado el maestro de Alcalá de Guadaira, y acompañado por su guitarrista, se arranca y canta por soleás, con tal conocimiento y gusto que por momentos, en esta humilde casa, suenan ecos de catedral.







  Soleá de Alcalá: de cante propio del pueblo al que representa, Alcalá de Guadaira.
   La soleá procede de la combinación de compases binarios y ternarios que produce un ritmo de 12 pulsos simétricos. Se acentúan el 3, 6, 8 y 10 y quedan en silencio los pulsos 11 y 12.
   Coplas de tres o cuatro versos octosílabos con rima consonante o asonante.
   Su temática, bien amplia, va desde el humor a la tragedia, expresando  un especial interés por el amor, la vida y la muerte.

AUDIO
"¡¡Ay, Parrala de Moguer!!"
Soleares de Alcalá.
Letra y cante: FELIPE LARA
Guitarra: Felipe Gértrudix
Grabación de 1.996




¡AY, PARRALA DE MOGUER!
“soleá grande de Alcalá”

En tu último suspiro
ay, Parrala de Moguer.
los brazos de Manuel Torre
para tu cuerpo sostén.

QUÉ TRISTE LA MADRUGÁ
“soleá corta de Alcalá”

Qué triste la madrugá,
de suspiros de aguardiente
y traidoras puñalás.

(“remate final”)

Hay en el aire:
pena de muerte
y olor a sangre.



Enlaces


*****

Levántame tempranito
que al castillo quiero ir
que dicen que con el alba
se oye el eco de Joaquín.

Soleá de Alcalá de José de la Tomasa.